LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA EN ROMA. EL CVRSVS HONORVM

Resultado de imagen de Magistrados romanos

Dos son las carreras que dan en Roma gloria y fama:

  • El Foro
  • La Milicia

El Foro es el símbolo de la vida civil. En la plaza pública (FORVM) se desarrollaban todas las actividades civiles importantes: discursos políticos y judiciales, tribunales de justicia, asambleas, escuelas, reuniones literarias…

LA CARRERA POLÍTICA O CVRSVS HONORVM

En la Roma primitiva, en la época de los reyes, no había posibilidad de carrera política. Todos los poderes (militar, religioso, legislativo, judicial, ejecutivo) los asumía el rey de modo vitalicio, asistido por un Senado que le aconsejaba y asesoraba. Este Senado estaba compuesto por los jefes de cada GENS, o familia en sentido amplio, que eran los más ancianos (el término «senado» procede de SENEX, anciano).

A finales del siglo VI a.C. perecía Tarquino el Soberbio (509 a.C.), el último Rey de la ciudad estado de Roma. El Senado, encabezado por  Lucio Junio Bruto, abolió la Monarquía dando paso a la República; a partir de 509 a.C.

En la época de la República, al desaparecer los reyes, desaparece con ellos el poder personal, que queda repartido, desde entonces, entre una serie de personas con funciones específicas en el gobierno del Estado, los magistrados, y las funciones que desempeñan son las magistraturas. El desempeño de estas magistraturas se llama “carrera política” o CVRSVS HONORVM u ORDO MAGISTRATVVM, que tiene lugar en el Foro, sede de las mismas, y para que los puestos tuvieran validez siempre tenían que ser sancionados por el Senado,

Entre los derechos de todo ciudadano romano completo estaba el IVS HONORVM o derecho a ser votado para los cargos públicos. La carrera política de un ciudadano romano comenzaba por la edilidad hasta llegar al consulado.

Para llegar a desempeñar tareas de gobierno, salvo excepciones, había que cumplir dos requisitos:

  • Tener estudios superiores (RHETORICA) y
  • Haber servido en el ejército, al menos diez años; es por eso que, en el acceso a la función pública, la edad mínima era de 30 años.

 

CARACTERÍSTICAS COMUNES DE LAS MAGISTRATURAS

  • Anualidad. Todos los magistrados, excepto el censor y el dictador, son elegidos por un año.
  • Colegialidad. Todos, excepto el dictador, tienen por lo menos un colega, un compañero de cargo con el mismo poder. De aquí nace una nueva característica:
  • Derecho de veto. Cualquier magistrado puede oponerse y anular las decisiones de su o sus colegas y las de los magistrados inferiores a él.

Resultado de imagen de Magistrados romanos

PODERES GENERALES DE LOS MAGISTRADOS

  • POTESTAS. Comprende los derechos de:
    • Tomar los auspicios en el recinto de Roma;
    • Promulgar edictos;
    • Imponer multas;
    • Convocar al pueblo;
    • Convocar y presidir el Senado.
  • IMPERIVM. Comprende todos los derechos de la potestas, más:
    • Tomar los auspicios fuera de Roma;
    • Alistar y mandar ejércitos;
    • Derecho de vida y muerte sobre los ciudadanos.

Todos los magistrados tenían la POTESTAS, pero no todos tenían el IMPERIVM.

Durante la Historia de Roma hubo ciertos cargos que no formaron parte del CVRSVS HONORVM, pero no por ello fueron menos importantes. Las magistraturas del Estado, a partir del siglo II a.C., quedaron divididas en dos bloques:

  • MAGISTRATURAS ORDINARIAS, para épocas de paz (Cuestor, Edil, Tribuno, Pretor, Cónsul) y
  • MAGISTRATURAS EXTRAORDINARIAS, para tiempos de guerra o estados de excepción (Propetor, Procónsul, Dictador).

La primera fase del CVRSVS HONORVM era el VINGITIVIRATO, la selectividad. Un grupo de veteranos senadores se ocupaba de iniciar a los postulantes para la ocupación gubernamental en temas, sobre todo, de derecho civil y penal, Derecho Romano, una especie de pruebas de acceso a la carrera política.

Resultado de imagen de Magistrados romanos

  1. LOS MAGISTRADOS ORDINARIOS Y SUS FUNCIONES ESPECÍFICAS
  • CONSVLES. Semejante al actual Presidente del Gobierno o Primer Ministro. Son dos, y ostentan el poder supremo. Son generales en jefe del ejército, presiden el Senado y tienen poder ejecutivo. Poseen el IMPERIVM. Cuando cesan suelen ser proconsules o gobernadores de provincias con mando militar en ellas.

    El Cónsul era el mayor cargo al que se podía aspirar durante la época republicana, eran elegidos en COMITIA CENTVRIATA (el comicio por centurias incluía a patricios y plebeyos organizados dentro de cinco clases económicas, aunque la estructura socioeconómica, más allá de la representación política, tuviera en realidad una cúspide formada por la clase senatorial y la clase ecuestre, y distribuidos entre divisiones internas llamadas centurias, de ahí su nombre) y la duración en el puesto era por un año, para poder presentarse a la reelección tenían que pasar diez años; a finales de la República también los plebeyos pudieron optar a los comicios.

    El hecho de que fueran dos los cónsules en cada legislatura fue para evitar disposiciones autoritarias; de esta forma, las decisiones eran colegiadas ante un Senado con tendencias políticas, más o menos conservadoras, y familiares. Al menos, uno de los dos, tenía que superar los 43 años. En materia política, acaparaban la convocatoria y presidencia del Senado, la administración de la justicia, la promoción de obras públicas, etc.; en asuntos militares, eran los comandantes en jefe del ejército, al ser dos, se turnaban por días en el mando. Finalizado el mandato anual, podían ejercer como gobernadores de provincia con el título de PROCONSVL.

    Los cónsules disponían de doce LICTORES.

 

  • PRETORES. Un escalón por debajo del Cónsul. Primero son dos, luego se eleva su número a ocho. Su función principal consiste en presidir los tribunales de justicia. El más importante, el PRAETOR VRBANVS, administra justicia en Roma a los ciudadanos romanos. Otros desempeñan su cargo en provincias. Poseen también el IMPERIVM. su ejercicio estaba indicado para un año y eran elegidos en COMITIA CENTVRIATA.

    Los destinados en provincias, una vez finalizado el mandato, adquirían el título de PROPRETOR por dos años en calidad de Gobernador.

    Los pretores, al igual que cónsules y dictadores, tenían guardaespaldas: seis LICTORES.

    La connotación PRAETORIANO viene derivada de los guardias que custodiaban el PRAETORIO (tienda) del Pretor. La edad para acceder a esta magistratura era de 40 años mínima.

 

  • CENSORES. Los censores, dos: uno patricio y otro plebeyo, eran veteranos magistrados que, previamente, habían sido cónsules; las responsabilidades, como su nombre indica, eran dos:
    • Realizar el censo de los ciudadanos, operación que se lleva a cabo cada cinco años, de aquí su nombre y su duración en el cargo;
    • Velar por las costumbres públicas, pudiendo incluso expulsar del Senado a senadores de conducta moral reprobable.

El tiempo asignado para el cargo era de cinco años, aunque sólo cumplían 18 meses.

Estos magistrados no disponían de LICTORES, pero usaban una túnica con ribetes púrpura que les daba gran abolengo.

  • CVESTORES. Su número llega hasta cuarenta en la época de César. Son una especie de ministros de Hacienda que cuidan de la Hacienda pública, llevan las cuentas y registros de los ingresos y gastos del Estado, vigilan la recaudación de impuestos acompañan al ejército para ocuparse de los gastos, de la intendencia militar y de la paga de los soldados… En algunas ocasiones también realizaban cometidos policiales, como el de investigar asesinatos. La edad para este cargo, en los plebeyos, era de 30 años; los patricios, que solían evitar parte de la milicia a base de sobornos, lo solían hacer entre los 22 – 25 años.

IMG-20180813-WA0025.jpg

Lvcio Aemilio Gallo (CVESTOR de SAGVNTVM)

  • EDILES CVRVLES. Se encargan de todo lo relacionado con la administración municipal. Ejercen funciones de policía e inspección de calles y mercados, se ocupan del abastecimiento de la ciudad y de la organización de los juegos públicos. Este último cometido era importante para ellos, pues gracias a él podían ganarse los votos del pueblo para magistraturas superiores. Por eso ponían un cuidado especial en la organización de los espectáculos, gastando a veces su propio dinero para darles mayor esplendor.
  • TRIBVNOS MILITARES. Oficiales de rango superior en el ejército. Tampoco este cargo estaba dentro del CVRSVS HONORVM, pero era esencial para acceder a él, sobre todo para los jóvenes nobles, ya que era su forma de cumplir con la milicia. Durante la República temprana fueron elegidos por el Senado con el fin de bregarse con la tropa y sustituir, llegado el caso, al Comandante (Cónsul o Pretor).

    A mediados del siglo IV a.C., estos tribunos, igual que los otros, eran elegidos por la plebe en COMITIA TRIBVNA (los comicios tribales, comicios tribunados, comicios tributos o comicios por tribus eran la asamblea de los ciudadanos reunidos por tribus, que constituían la unidad de voto); tenían las mismas atribuciones, más la encomienda de custodiar las preocupaciones de los soldados.

    Los tribunos electos para cada misión eran seis y la durabilidad en el cargo era de un año. De esos seis tribunos, cinco eran TRIBVNI ANGVSTICLAVII (tribunos angusticlavios) y uno era TRIBVNVS LATICLAVIVS (tribuno laticlavio). El TRIBVNO LATICLAVIO era un joven senador que ejercía como subjefe de una legión romana, teniendo como superior únicamente al Legado de la Legión (LEGATVS LEGIONIS). En caso de ausencia o defunción del Legado, el Tribuno laticlavio lo substituía asumiendo el título de TRIVNVS LATICLAVIVS PRO LEGATVS.

38665094_254626715369230_6033142841318834176_n.jpg

Lvcio Fvlvio Lesson (TRIBVNO LATICLAVIO de SAGVNTVM)

  • TRIBVNOS DE LA PLEBE. Su número se eleva hasta diez y son necesariamente plebeyos. Su función primordial es defender los intereses de la plebe, el defensor del Pueblo. Tienen dos importantísimas prerrogativas: la inviolabilidad y el derecho de veto. Por la primera no pueden ser procesados y recaen terribles castigos sobre cualquiera que ose injuriarles o ponerles la mano encima. Por el segundo, pueden paralizar toda la vida política de Roma, ya que pueden vetar cualquier decisión tomada por cualquier magistrado, incluso el cónsul. El Tribuno de la Plebe no formaba parte del CVRSVS HONORVM como tal, pero era uno de los cargos más importantes, sobre todo, en la época republicana; desde su creación a principios del siglo V a.C., fue la persona más cercana al pueblo. La edad para acceder a este puesto era de 35 a 37 años.

 

  • EDILES DE LA PLEBE. Son meros auxiliares de los tribunos. Eran el Concejo de la Ciudad (los alcaldes). Los ediles de la ciudad eran cuatro, dos patricios CVRVLES  y dos plebeyos: tanto los patricios como los plebeyos eran elegidos en asamblea por el Pueblo, en COMITIA CENTVRIATA los de rango senatorial, y en COMITIA TRIBVTA los plebeyos.Las atribuciones de los ediles eran, fundamentalmente:
    • La planificación de la ciudad, los juegos, las fiestas, los mercados, la conservación de las calzadas y lugares públicos,
    • El reparto de cereal en tiempos de escasez,
    • Todo lo relativo al buen funcionamiento de una urbe.

    Esta magistratura era de gran repercusión, de hecho, para llegar al Senado, era casi imprescindible haber pasado por esta etapa; muchos de los PATRES que llegaron al consulado habían ocupado el puesto de Edil; un caso significativo fue el de Julio César, que fue Cuestor, Edil Curul, Tribuno Militar, Senador, Cónsul y Dictador. El cargo de Edil era para un año y se accedía a partir de los 37.

Todas estas magistraturas son ordinarias, pues a ellas corresponde el gobierno y administración normal del Estado. Pero hay, además, dos magistraturas extraordinarias, propias de momentos especiales.

2. LOS MAGISTRADOS EXTRAORDINARIOS

  • DICTADOR. Cuando el Estado atraviesa por un momento crítico, en circunstancias difíciles, el Senado puede nombrar un magistrado extraordinario al que confiere plenos poderes que no comparte con nadie. Tiene, naturalmente, IMPERIVM. Pero estos poderes absolutos no los ostenta más de seis meses, período máximo para el que puede ser nombrado y tenía poderes absolutos, tanto políticos, como militares; las leyes eran dictadas, sin previa aprobación, por encima de los cónsules y del Senado. Esta prerrogativa sólo existió en los tiempos de la República (el primer Dictador fue Tito Larcio Flavo, 498 a.C., cuando hubo una sublevación de los aliados latinos, y el último, Cayo Ivlio Caesar, 44 a.C., tras la victoria contra Cneo Pompeyo). Durante la época Imperial, Octavio Augusto abolió esta Magistratura y los dictadores eran los propios emperadores.  El Dictador disponía de 24 LICTORES.

 

  • MAGISTER EQVITVM (o MAESTRE DE CABALLERIA). Se le nombra conjuntamente con el dictador, como su jefe de Estado Mayor y su mano derecha. Tiene también IMPERIVM y cesa con el dictador. De todas estas magistraturas se consideran mayores las dos extraordinarias, el consulado, la pretura y la censura. Y menores las demás.

Hay también otros magistrados de inferior categoría con funciones de menor importancia: policía nocturna, vigilancia de incendios, limpieza de calles, acuñación de monedas, etc…

LAS MAGISTRATURAS EN EL IMPERIO

Ya, en tiempos del Imperio, los magistrados se convierten poco a poco en cargos meramente honoríficos, ya que el emperador concentra en su persona todos los poderes, como sucedía con los reyes. El emperador recomienda los candidatos: prácticamente los nombra él. Se crean nuevos magistrados, los más importantes de los cuales son el PRAEFECTVM PRAETORIVM (prefecto del pretorio) o jefe de la guardia imperial, y el Prefecto de la ciudad, encargado de la administración de Roma y de sustituir al emperador cuando éste está ausente. Ni que decir tiene que a estos nuevos magistrados los nombra directamente el emperador.

EL SENADO

Durante la Monarquía el Senado era, según dijimos, el Consejo del Rey, y se componía de los jefes de las principales familias.

Durante la República representa la más alta autoridad de Roma y constituye, con los magistrados y los comicios, la terna de los órganos esenciales de gobierno. Al principio se componía sólo de patricios. Luego consiguen entrar también los plebeyos, pero siempre en número muy reducido. Forman parte de él los que han sido magistrados mayores, y al final de la República también los magistrados menores. El número de senadores aumenta con el tiempo, hasta llegar a novecientos miembros en la época de César. El Senado tiene más prestigio que poder legal.

Su competencia se centra en las siguientes esferas de actividad:

  • Religión nacional: culto, rogativas, días festivos, conjuro de desgracias mediante ciertas ceremonias sagradas…
  • Administración del tesoro público con ayuda de los cuestores;
  • Política exterior: recibe embajadores, negocia los tratados de paz, interviene en las declaraciones de guerra…
  • Control del reclutamiento y de los efectivos militares;
  • Gobierno de ciertas provincias;
  • Ratificación de los nombramientos de los magistrados y de las leyes aprobadas en los comicios.

En general, puede decirse que es un órgano consultivo de gran prestigio, y apenas se toma ninguna decisión importante sin su aquiescencia.

En la dilatada Historia del Imperio Romano, República e Imperio, las magistraturas sufrieron importantes cambios, algunas pasaron de ser influyentes a ser, meramente, simbólicas, como fue el caso de los consulados; otras, por el contrario, adquirieron más poder (Procónsul, Propretor), y también, hubo otras nuevas: Prefecto de la Urbe, Prefecto del Pretorio y Pontifex Maximo.

 

 

Anuncios

3 comentarios en “LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA EN ROMA. EL CVRSVS HONORVM”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s