LA LEGIÓN IX HISPANA A SU PASO POR BELÉN… En Mazagón (Huelva)

El pasado sábado, día 8, tuvo lugar la inauguración del Belén viviente de Mazagón (Huelva), en un lugar emblemático junto al faro, inauguración que tuvo la especial participación de los integrantes de las asociaciones histórico romanas LEGIO IX HISPANA Pvnta Vmbria y DOMINÆ NONÆ, las cuales se están haciendo eco de importantes recreaciones dentro del marco histórico romano onubense.

Seguir leyendo LA LEGIÓN IX HISPANA A SU PASO POR BELÉN… En Mazagón (Huelva)

Anuncios

CEIP MONTESSORI (HUELVA) Divulgación histórica romana

Hoy, día 5 de diciembre de 2018, ha sido un día especial para los componentes de la Asociación histórica romana LEGIO IX HISPANA Pvnta Vmbría…

Tras la invitación recibida para que acudiésemos al centro de educación infantil y de primaria CEIP Montessori, de Huelva, con el fin de que participásemos como soldados de Roma, en un acto de divulgación histórica romana, dentro de una clase del ciclo de tercero de infantil, donde dos líneas, es decir, 50 pequeños de unos 5 años, nos esperarían impacientes y expectantes.

Seguir leyendo CEIP MONTESSORI (HUELVA) Divulgación histórica romana

CIVITAS La ciudad romana

Los romanos crearon grandes ciudades con un trazado cuadriculado, con amplias calles empedradas y rodeadas de murallas. Tenían alcantarillado y el agua era llevada a las fuentes públicas de la ciudad por los acueductos.

En el centro de la ciudad estaba el foro, una gran plaza rodeada de edificios públicos, templos y tiendas.

Los ricos vivían en viviendas unifamiliares llamadas DOMVS. Los más humildes habitaban casas de pisos, llamadas INSVLAE.

Para el entretenimiento y recreo de los habitantes, las ciudades disponían de teatros, termas, anfiteatros y circos.

Las ciudades eran el centro de la vida social, económica, política y cultural de mundo romano.

LA CONSTRUCCIÓN

Los romanos utilizaban piedras y mármoles muy variados, de todos los países. Las canteras (LAPIDICINAE) eran abiertas o subterráneas; para la extracción de bloques se hacían ranuras de 0.35 a 0.45 cm de profundidad y de 0.25 cm de ancho, en cuyo fondo se entallaban de trecho en trecho pequeñas cavidades para poner cuñas de madera que, dispuestas en línea y dilatadas por la humedad, actuaban simultáneamente y hacían saltar la piedra en el sentido deseado.

Seguir leyendo CIVITAS La ciudad romana

ARA PACIS AVGVSTAE El altar de la paz romana de Avgvsto

El ARA PACIS AVGVSTAE es un altar situado en el interior de una estructura cerrada realizado en mármol blanco de Carrara, el cual, destaca por la impresionante decoración constituida por varios relieves que muestran a la familia del emperador Augusto en procesión, además de diferentes alegorías relacionadas con la mítica fundación de Roma.

El altar de la paz romana, o ARA PACIS

Seguir leyendo ARA PACIS AVGVSTAE El altar de la paz romana de Avgvsto

EL LADO MAS HVMANO DE VNOS SOLDADOS DE ROMA

El marcado carácter divulgativo de los componentes de la Asociación Histórico romana LEGIO IX HISPANA, de Punta Umbría, y de la Asociación DOMINÆ NONÆ (las señoras de la novena), traspasa los límites provinciales.

Como recreadores de una época delimitada en la Roma del siglo II después de Cristo, no solo se limitan a participar o acudir a eventos donde se recrea, o como más bien les gustan definirlo, donde se “vive” la vida militar y civil de la antigua Roma, sino que llevan su pasión más allá, divulgando una cultura a la que debemos tanto, y a la vez nos resulta tan familiar, si bien, como bien nos indica Carlos Rodriguez, presidente de la asociación: “A pesar de ser una cultura muy arraigada a la nuestra, puesto que nosotros somos ellos en gran medida, estamos llenos de falsos conceptos, en gran parte provocados por errores cometidos en largometrajes y por los falsos mitos y rumores sobre Roma”.
Carlos Rodriguez, que representa el rol de LVCIO SICIO DENTATO, como Legado de la Legión IX Hispana, de Punta Umbría, máximo cargo al mando de una legión, sólo por debajo del Emperador, lidera un grupo de jóvenes que tienen en común, además del mundo del deporte y la vida sana, una pasión hacia la cultura de la Roma antigua.
De igual modo, Sandra Marquez, que representa a ATTIA SICIA, presidenta de la Asociación de carácter civil DOMINAE NONAE, asociación que complementa a la LEGIO IX HISPANA, , indica que la vida civil en la antigua Roma era igual de apasionante a la militar, con sus intrigas palaciegas y plebeyas entre las distintas clases sociales, sus usos y costumbres dentro de la vida cotidiana a pie de calle, la gran diversidad de alimentos existentes, arte culinario que Attia domina ampliamente, elaborando y cocinando las recetas de Marco Gabio Apicio, reconocido cocinero romano.
Entre las actividades más habituales de ambas asociaciones, se encuentran la de acudir a centros escolares para participar en actos relativos a la asignatura de historia, en apoyo al bloque temático dedicado a la antiguedad en Roma y Grecia.
Como nos indica Daniel Rebollo, secretario de la citada asociación de carácter militar, representando a MARCIO SAMANIO ATELLO, Centurión con rango de PRIMVS PRINCEPS de la Legión IX Hispana: “Esta idea surgió de forma casual, ya que tras proponerle a la jefa de estudios del centro de educación infantil y de primaria donde cursan mis hijas, acudimos una mañana para presentarnos uniformados ante los alumnos del colegio, y dada la repercusión positiva que desempeñó esta labor en el centro, y ante el rumor en distintos colegios de la provincia, no hemos dudado en aportar nuestro granito de arena y extender entre los centros docentes nuestra labor divulgativa, que no es otra que la de acercar a todo quien lo desee, un trocito de lo que antaño fuimos, y de lo que a día de hoy aún conservamos de ellos, bien explicado entre comentarios anecdóticos y curiosidades adaptadas en un lenguaje propio a las edades de los cursos de los centros donde nos invitan”.
Finaliza Daniel diciendo que son ya varios los colegios que se han puesto en contacto con la directiva de la asociación histórica romana para acudir en los próximos días, en centros tanto de educación primaria como secundaria, tanto de la localidad onubense como del resto de la provincia, ya que al introducir órdenes militares en la lengua natural de la antigua Roma, para las clases de historia y de lengua latina, su intervención resulta muy sugerente.
El último centro en el que han participado ha sido el CEIP La noria, de Lepe, el día 13 de este mes, en el que se presentaron ante unos 50 alumnos de tercer grado de infantil a través de una puerta del tiempo diseñada e ideada por sus maestras, y elaborada por estos pequeños alumnos, que para sorpresa de los legionarios allí presentes, cada alumno se presentó con su nombre latino, una gran tarea realizada gracias a sus maestras, las cuales pusieron gran empeño en adentrar a la temática histórica a sus pequeños alumnos.
Para finalizar, mencionar que estos soldados de Romas hacen hincapié en el detalle de que a través de la historia, conociendo nuestro pasado, será más fácil saber hacia dónde nos dirigiremos en nuestro futuro…
ENLACES DE LAS PUBLICACIONES EN MEDIOS DIGITALES:
IMÁGENES TOMADAS DURANTE EL DESARROLLO DE LA CLASE :

 

 

 

 

LA DOMVS ROMANA

La protagonista clave de nuestra publicación, en este caso, no es otra que la vivienda romana, denominada DOMVS, casa de grandes dimensiones y con un alto nivel decorativo y lujoso, toda vez que este tipo de viviendas pertenecía a altos cargos en la antigua Roma, o a personas con un abundante poder adquisitivo.

Una característica clave de las DOMVS era su naturaleza intrínseca; es decir, estaba orientada hacia el interior, salvaguardando la intimidad en su máxima potencia. Elementos tales como el aire o la luz entraban al interior de las distintas dependencias mediante una serie de patios. Es por ello, por lo que las ventanas o balcones al exterior no eran elementos arquitectónicos muy usuales en estas viviendas, y de haberlos, no constituían la función que actualmente tienen en las viviendas del presente.

Seguir leyendo LA DOMVS ROMANA

CVRIOSIDADES Y SIMILITVDES ENTRE VNA BODA ROMANA Y VNA ACTVAL

Comenzaremos estas letras con un secuestro, y si, cito bien, quise decir “secuestro”, porque esa era una tradición romana que persistía del evento cuando los romanos habían secuestrado a las mujeres de los Sabinos.

El marido ha de estar listo en el momento oportuno, ya que no sería un buen augurio dejar a la novia esperando, por lo que el novio debería acudir sin demora a la casa del padre de la novia, donde no acudiría solo ya que cientos de personas al ver al novio pasar por las calles romanas, le acompañarían hasta la casa del PATER FAMILIAS de la novia, eso sin contar aún con los invitados propios de la boda.

Seguir leyendo CVRIOSIDADES Y SIMILITVDES ENTRE VNA BODA ROMANA Y VNA ACTVAL

EL DERECHO ROMANO

Desearía iniciar esta publicación agradeciéndole a mi buena amiga patricia AVRELIA SPERO, la petición que me hizo a la hora de proponerme abordar un tema tan complejo y como publicado como lo es el que nos ocupa, deseando de todo corazón que éste sea de tu agrado, así como también al resto de nuestros espectadores…

20180804_093755.jpg

EL SISTEMA PROCESAL EN EL DERECHO ROMANO

INTRODUCCIÓN

Para los romanos, el contenido jurídico fundamental de su sociedad se compendia en la Ley de las XII Tablas (véase las Tablas I-III, que recogen las normas procesales y, encuadran la autodefensa como sistema primitivo para hacer valer las pretensiones entre particulares).

Un dato: Tratar el extenso tema de la Ley de las XII tablas, es un proyecto en mente, en el cual aún sigo trabajando, y que publicaré en un futuro no muy lejano.

La complejidad del procedimiento va a depender de la etapa histórica en la que nos encontremos, así en época republicana, cabe hablar de dos tipos de procesos que podemos identificarlos con los actuales procesos penales, esto es, el procedimiento que se desarrolla ante el magistrado (el que conocemos actualmente como “procedimiento ordinario”) y otro, menos usual y poco formalista (que podemos equipararlo con nuestro coetáneo “procedimiento abreviado”). Así, en el procedimiento ordinario ante el magistrado, los litigantes se presentaban en el pleito manifestando sus pretensiones y haciendo un “SACRAMENTVM” o juramento con una cantidad de dinero para apoyar tal juramento, de modo que, si se perdía el litigio, se perdería la cantidad de dinero depositada en fianza, resultando ser este el precedente de las costas procesales. Hay que decir que conforme nos adentramos en época posterior, este juramento religioso, así como la “POENA SACRAMENTI” o, sanción religiosa por el perjurio a la divinidad, empieza a desdibujarse en pro de una sanción mucho más laica, sobre todo, en casos derivados de “SPONSIO”, división del dominio o herencia. Y, culmina el proceso en fase de “LITIS CONTESTATIO” o exposición argumentativa entre las partes y, la decisión del “ARBITER” o “IVDEX” elegido por las partes, una vez expuestas en presencia de los testigos.

FB_IMG_1533643187209.jpg

En el procedimiento civil se han conocido tres sistemas, a saber:

El primero data del antiguo Derecho que se aplica solo desde mediados del siglo VII de Roma, y del comienzo de la República, allá por el año 509 antes de nuestra era, hasta la época de los hermanos Gracco, aproximadamente el año 150 antes de nuestra era. Este sistema es un sistema oral y formalista, denominado “Acciones de la Ley”.

El segundo, que domina la época clásica; es decir, del siglo I al siglo III de nuestra era, es el sistema denominado “Formulario” o “Fórmulas escritas”.

Estos dos sistemas se desarrollan dentro de una organización judicial que combina el principio de la justicia arbitral con la justicia estatal.

El tercer sistema, o procedimiento, denominado “Extraordinario” o “COGNITIO EXTRAORDINARIA”, existía para ciertos casos especiales, tanto en el tiempo de las “LEGIS ACTIONES”, como después de la “LEX AEBVTIA”, y en virtud del cual el Pretor, por su propio imperio, sin que mediara IUDICIVM, dictaba resolución.

REGLAS DE LA ORGANIZACIÓN DE LA INSTANCIA

La división de la Instancia constituía el trazo característico del genio del proceso romano hasta finales del siglo III; es decir, durante la vigencia de los dos primeros sistemas procesales anteriormente citados. En ellos encontramos divididas las funciones judiciales entre dos personas: los Magistrados y los Jueces (IN IVS e IN IVDICIVM).

En la actualidad, el proceso normalmente se desarrolla en una sola fase y ante un mismo Juez o Tribunal; sin embargo, en Roma, el proceso tiene una doble fase: la primera se realiza ante un Juez titular de la potestad de juzgar, quien dirige la mar­cha procesal hasta el momento de la LITIS CONTESTATIO (un verdadero contrato procesal refrendado y autorizado con la presencia del Magistrado). La segunda fase se desarrolla ante un Juez o árbitro, que es un simple particular.

La fase IN IVRE tiene un carácter mixto; es decir, si las partes no se ponían de acuerdo era imposible constituir el Tribunal o Juez ­árbitro de la cuestión litigiosa. También existe en el nombramiento del Juez, un concepto muy cercano a la “Institución de Arbitraje”; pero el procedimiento romano supera la formación y los efectos del arbitraje privado. El árbitro privado podía aceptar o no el compromiso de juzgar, mientras el Juez o árbitro, designado en la fase IN IVRE en el momento de la LITIS CONTESTATIO, tenía un doble mandato de naturaleza irrenunciable, que deriva de la IVRISDICTIO del magistrado y de la voluntad inequívoca de las partes.

EL ROL DEL MAGISTRADO ROMANO

El Magistrado en Roma, era aquel funcionario encargado de regular el proceso y entre las funciones que ostenta, encontramos: al IMPERIVM, atribuciones de mando relativas a la justicia civil, y a la IVRIDICTIO, facultades que posee un Magistrado en materia contenciosa.

IMG-20180813-WA0025.jpg

A finales de la República, encontramos los Tribunales Perma­nentes, como por ejemplo los TRIVNVIRI (en lo criminal), los DECENVIRI (el estado de las personas), y los CENTVNVIRI (en la política).

La función del Magistrado dentro del proceso civil era modesta y, en todo caso, más limitada que la del Juez moderno. No le correspondía la dirección de todo el proceso hasta la sentencia, y su misión era sólo procurar la constitución de un Tribunal Arbitral para las partes litigantes, cuidando que los negocios se resolvieran por el procedimiento adecuado. La conclusión del proceso, propiamente, estaba en manos del Juez o árbitro privado. Sin embargo, la resolución funda­mental correspondía al Magistrado. Efectivamente, de su arbitrio dependía la admisión o inadmisión de la demanda, de manera que, si negaba su concurso, el Tribunal Arbitral no podía consti­tuirse y el demandante quedaba sin protección judicial. Contra esta realidad nada valía el hecho de que la ley acordase un re­curso o derecho. El demandante quedaba sin protección judicial y ante este caso, lo único que podía hacer era ir donde otro magistrado, después de vencido un año, tiempo que duraba en funcio­nes el magistrado que había negado su concurso.

Estas indicaciones nos demuestran la enorme importancia de la fase “IN IVRE”. Si las atribuciones de los magistrados no de­generaban en arbitrariedad fue sólo por el inclinado apego a la tradición que dominó toda la vida romana y, en mayor extensión, aún en lo jurídico. Tal es así, que el Magistrado para fundar sus resoluciones se fundaba en el Derecho vigente; sólo en caso de necesidad, pasaba al campo de la creación.

Cabe destacar que los magistrados no estaban exonerados de responsabilidad en su actuar procedimental, es más, al asumir el cargo tenían que actuar conforme al ordenamiento cívico, jurando el mismo día en el que asumían el cargo, o a más tardar dentro de los cinco días siguientes, que obrarían conforme a derecho, pero ello, no significaba que no ejercieran el poder público arbitrariamente. Es decir, a pesar del apego a la tradición en su actuar jurisdiccional, sí hay constancia de que muchos magistrados abusaron de su poder, si bien, las fuentes no mencionan procesos civiles ni penales contra magistrados durante el tiempo que ejercieron los poderes del Estado. Es más, tengamos en cuenta si era tal la corrupción en el poder, que se legisló sobre la materia, sobre todo, cuando las condenas lo eran a muerte o multa exorbitada. Por ejemplo, la “LEX VALERIA DE PROVOCATIONE” del año 509 antes de nuestra era, prescribe el derecho del ciudadano romano a apelar ante el pueblo en casos de condena capital.

No nos deberíamos olvidar de citar la figura de la “POENA”, ya que el proceso se incoa con ánimo de encausar, sentenciar y penar al condenado. Para los romanos fue un aspecto muy importante (si nos fijamos en la Ley de las XII Tablas, se describe el ilícito y se define la pena, como lógico presupuesto sancionatorio) así que, démosle valor a la represión penológica. Fueron muy recurrentes las penas que se idearon, de lo más curiosas, por ejemplo, el “MEMBRVM RVPTVM”, a la que se aplicó la archiconocida “ley del Talión”, la víctima puede proporcionar al reo un mal igual al recibido.

PROCEIMIENTO DE “LEGIS ACTIONIS”

Las “acciones de Ley” es el sistema de procedimiento empleado en la Roma del periodo arcaico, llamado así por estar reglamentados en la Ley de las XII Tablas o en otras leyes similares; no así los textos que debían pronunciarse y los gestos rituales que los acompañaban. Aunado a esto, los pontífices determinaban los días hábiles del calendario es decir los “días fastos”, aquellos en que podía acudirse ante el magistrado en procurar de justicia, y los “días nefastos”, durante los cuales sería imposible.

Las “acciones de la ley” eran de dos clases: ejecutivas y declarativas.

Al grupo de las ejecutivas pertenecían la MANVS INIECTIO o LEGIS ACTIO PER MANVS INIECTINEM y la PIGNORIS CAPIO o LEGIS ACTIO PER PIGNORIS CAPIONEM  (toma de prenda).

Al grupo de las declarativas pertenecían la LEGIS ACTIO PER SACRAMENTVM (acción de la ley por apuesta o por el juramento sacro), la LEGIS ACTIO PER CONDICTIONEM (acción de la ley por requerimiento) y la LEGIS ACTIO PER IVDICIS ARBITRIVE POSTVLATIONEM (acción de la ley por petición de un juez o un árbitro).

Las acciones ejecutivas tienen aplicación en aquellos casos en que no se requiere la opinión del juez respecto a la existencia de un derecho sino la aprobación del magistrado para ejercer, posteriormente, la violencia privada contra quien estando obligado a ello no se comporta de la manera esperada impidiendo así la realización del derecho a su justo titular. Es el caso del acreedor, reconocido como tal, que no ha podido, por los medios ordinarios, conseguir que el deudor solucione la obligación contraída.

Por otra parte, Gayo considera que las acciones de la ley son cinco, a saber: por apuesta sacramental, por petición del juez, por condición, por aprehensión corporal y por toma de prenda. Las tres primeras eran contenciosas porque daban lugar a una contienda procesal entre actor y demandado mientras que las dos últimas son ejecutivas.

FB_IMG_1533643200145.jpg

DESARROLLO DEL PROCESO:

CITACIÓN (IN IVS VOCATIO)

La IN IVS VOCATIO era la citación del demandado para que acuda ante el pretor. Cuando el demandado no quiere acudir ante el pretor al ser citado, hemos visto que el demandante puede echarle la mano, es decir, ejercer un acto de violencia física sobre la persona del demandado y conducirle de esta forma ante el pretor.

DESIGNACIÓN DEL JUEZ O JUECES (LITIS CONTESTATIO)

Después de la comparecencia celebrada por las partes ante el magistrado, si el proceso continuaba por no haberse producido la CONFESSIO o IN IVRE CESSIO, los litigantes actuaban ante el magistrado de conformidad con las declaraciones solemnes que correspondiesen según la LEGIS ACTIO ejercitada. Estas declaraciones eran acreditadas ante testigos, acto formal que constituía la LITIS CONTESTATIO.

La designación del juez o del árbitro se procedía por común acuerdo entre las partes o mediante sorteo. Los CENTVNVIRI y los DECENVIRI actuaban como jueces en este procedimiento para posteriormente confiar al juez, árbitro o jueces el poder de juzgar el caso concreto.

FASE ANTE EL JUEZ (APVD IVDICEM)

Se reanudaba el litigio con una breve recapitulación de todos los hechos que habían dado lugar a la reclamación, en los comicios o en el foro. No obstante, si una de las partes no comparecía antes del mediodía, perdía el litigio.

Era trascendental que los hechos fueran probados. Los litigantes, además, tienen el deber de aportar las pruebas necesarias de los hechos que alegan; el juez no tiene obligaciones de suministrar los medios de prueba, ni de realizar una investigación acerca de los mismos.

Estos medios de prueba son: las declaraciones de las partes bajo juramento y los testigos, pero en épocas posteriores cobraron importancia los documentos y las pruebas realizadas por los peritos, especialmente las que tenían relación con los procesos hereditarios. El juez, por su parte debe someterse en ciertos casos a reglas determinadas con objeto de apreciar y valorar los medios de prueba aportados por las partes.

FB_IMG_1533643176341.jpg

LA SENTENCIA

 El juez jura que fallará el juicio y lo decidirá con arreglo a derecho, pero siendo los árbitros ciudadanos particulares sin conocimientos jurídicos, era frecuente que acudieran en consulta a un jurisconsulto.

La sentencia, en el caso de la LEGIS ACTIO SACRAMENTVM, decide cuál de las partes ha ganado la apuesta sacramental, en las demás puede ser condenatoria o absolutoria mientras que en las acciones divisorias (de la herencia, de la cosa común y en la acción del deslinde), la sentencia constituye derechos a favor de cada interesado al haber procedido a la división de cosas que eran comunes y adjudicarlas ahora en partes divididas.

La ejecución de la sentencia: Se dio de dos formas:

LEGIS ACTIO PER MANVS INIECTIONEM

Es un procedimiento ejecutivo, en virtud del cual el acreedor se apodera de la persona del deudor delante del magistrado, en el caso de que el deudor no presente un VINDEX. El acreedor puede llevar al deudor a su casa, y pasados sesenta días, venderlo como esclavo.

La LEX POETELIA PAPIRIA del 326 antes de nuestra era, abolió la prisión por deudas, incluso en el caso de ejecución de la sentencia. Sin embargo, las leyes PVBLIA y FVRIA trataban de la acción corporal, estableciendo respectivamente la MANVS INIECTO al deudor principal a favor del fiador y ciertas disposiciones de la fianza.

LEGIS ACTIO PER PIGNORIS CAPIONEM

Consiste en el apoderamiento de algunos bienes del deudor, sin necesidad de una previa condena y constituye un procedimiento ejecutivo. Los casos en que puede ser utilizada esta acción especial tienen un marcado origen sagrado y público que se remonta a las XII Tablas.

Por ejemplo, establecían la PIGNORIS CAPIO contra el que habiendo comprando una RES para sacrificarla a los dioses no pagó el precio y contra el que no paga el alquiler de una caballería, siempre que tal alquiler se hubiese destinado a un sacrificio a los dioses.

La PIGNORIS CAPIO se aplicaba:

A los militares, por un sueldo u otras prestaciones.

A los publicanos, cobradores de impuestos.

A los casos que se relacionaban con la compra de cier­tas especies, como una hostia o un animal para sacrifi­carlos y que no se pagaban. En todas estas circunstan­cias el ejercicio del derecho de prenda significaba una delegación del poder público; era una reminiscencia del tiempo en que hubo acciones no judiciales y sin proceso.

DIFERENTES ACTIVES LEGIS

LEGIS ACTIO PER SACRAMENTVM.

Es el procedimiento del derecho común, es decir, se emplea en todos los casos en que la ley no indica otro: era un acto general.

El SACRAMENTVM consistía en depositar una suma de dinero de cincuenta a quinientos ases por ambas partes. El depósito se hacía en un lugar sagrado con el juramento que hacía la parte, ante el rey, ante el cónsul, y cuando fue creada la pretura, ante el pretor.

Estos magistrados, después de constituido el sacramento, nombraban al juez que había de determinar si el sacramento era justo o injusto. La sentencia del juez, al resolver este punto, resolvía también el pleito. La ejecución de esta sentencia se hacía por el procedimiento ejecutivo.

LEGIS ACTIO PER IVDICIS ARBITRIVE POSTVLATIONEM

Aparece mencionada en las XII Tablas para reclamar deudas nacidas de una SPONSIO y estipulación, y para pedir la división de la herencia. El rasgo más importante del procedimiento es la desaparición del sacramento y así como la indicación de la causa en la que el demandante basaba su reclamación.

El demandante decía: “Afirmo que me debes dar diez mil sestercios a causa de un contrato verbal. Te pido que digas si es verdad o no”. El demandado decía que no era verdad, y el demandante decía: “Dices que no, y por ello, a ti, pretor, te pido que nombres un juez o un arbitro”.

LEGIS ACTIO PER CONDITIONEM

Son más recientes que las anteriores y fueron creadas por la ley SILIA para las obligaciones de sumas determinadas; y por la ley ALCVRNIA, para toda obligación de cosa cierta. Aquí el demandante no tenía obligación de expresar la causa de su reclamación y se limitaba simplemente a solicitar la comparecencia del demandado a los treinta días con objeto de elegir el juez.

DECADENCIA DEL SISTEMA DE LAS LEGIS ACTIONIS

El procedimiento LEGIS ACTIONIS, por su carácter esencial­mente formalista tenía muchas imperfecciones que el tiempo y la evolución social hicieron más evidentes. Siendo un procedimien­to basado en la misma ley, no permitía una acción que la ley no contemplase. No se otorgaba a la autoridad judicial ninguna posi­bilidad de suplicar a la inacción del legislador. El sistema perma­necía estático frente a la evolución de las necesidades.

Además, el riguroso formalismo de las acciones hacía que la suerte del proceso dependiese, de su estricta aplicación, so pena de nulidad. El rigor de su interpretación las hace impopulares. Son también costosas. Por eso, antes del fin de la República y a princi­pios del Imperio, surgieron muchas LEGIS que suprimieron paula­tinamente las “Acciones de la Ley”, o limitaron su acción. Surgió así el Procedimiento Formulario, oficializado por la Ley AEBVTIA y las Leyes IVLIAE (posiblemente, bajo el gobierno de Augusto).

PROCEDIMIENTO FORMULARIO

Se dice que fue la Ley AEBVTIA (130 a.C.) la que introdujo el nuevo procedimiento al lado de las antiguas “Acciones de la Ley”. El paso de la fórmula verbal (LEGIS ACTIONIS) a la fórmu­la escrita, presentó varias dificultades en la composición de las fórmulas. Los textos demuestran cómo, por diversos procedimien­tos, sobre los cuales no hay datos muy precisos, el pretor logró perfeccionar el nuevo sistema.

El pretor, que en las “Acciones de la Ley” no tenía más función que la de prestar su autoridad a la iniciación del litigio y remitir éste al juez o árbitro, en el procedimiento formulario vio extendidas sus funciones, porque, al redactar las fórmulas, podía conceder acciones que no estaban amparadas en el Derecho estricto. Y fue esto precisamente la cau­sa del magnífico desenvolvimiento del Derecho en Roma, debido al edicto de los pretores y a la obra de los jurisconsultos que aconsejaban al pretor.

El juicio en el procedimiento formulario constaba de dos etapas, las mismas que en el procedimiento de las acciones de la ley: la prime­ra era “IN IVRE” ante el pretor, y la segunda “IN IVDICIO” ante el juez.

El demandante por medio de la “IN IVS VOCATIO” obligaba al de­mandado a presentarse ante el magistrado; si se resistía lo llevaba a la fuerza, a menos que presentara un “VINDEX”.

Presentes las partes ante el magistrado, el demandante exponía su demanda “EDITIO ACTIONIS”, presentaba documentos, exponía hechos, podía diferir al juramento del contrario, hacer interrogatorios al contra­rio y pedir al magistrado una fórmula “STRICTI IVRIS”. El demandado a su vez contestaba a la demanda del adversario o interponía EXCEPTIONES, (se oponía a la fórmula IN FACTVM, cuando ésta era pedida). EI magis­trado, oídas las partes, concedía o denegaba la acción. Si la concedía entregaba la fórmula al demandante.

LA LITIS CONTESTATIO EN EL PROCESO FORMULARIO

Si el procedimiento IN IVRE no terminaba por algún incidente, el proceso necesariamente desembocaba en la LITIS CONTESTATIO, que daba nacimiento al proceso y coincidía con la entrega de la Fórmula del pretor al demandante, y de éste al demandado que la acepta.

La LITIS CONTESTATIO es un contrato formal, bajo el control del magistrado las partes convienen someter su diferencia ante un juez en los términos que se precisan en la Fórmula.

ESTRUCTURA DE LAS FÓRMULAS

La fórmula consta de partes ordinarias y partes extraordinarias.

Las partes ordinarias son cuatro: la INTENTIO, la DEMOSTRATIO, la CONDEMNATIO y la ADIVDICATIO. Las partes accesorias, que según determinados casos concretos se agregaban a las fórmulas, eran principalmente las prescripciones y las excepciones.

EL PROCESO EXTRAORDINARIO

A partir del Emperador Diocleciano, la separación procesal del IVS, que se seguía ante el pretor que daba la fórmula; y del IVDICIVM, que se seguía ante el juez, desaparecen. Es el mismo magistrado el que interviene en todo el proceso, desaparecen también las fórmulas, y todo litigio se sigue como procedimiento extraordinario, como proceso por cognición.

En lugar de ese tribunal híbrido, se instituye un tribunal independiente del deseo y parecer de las partes; es decir, se crean funcionarios judiciales que administran justicia sin reglas muy rigurosas, en nombre del Estado.

DIFERENCIAS CON LOS SISTEMAS ANTERIORE

  • No está sometido a las reglas de días fastos; tampoco hay dos instancias.
  • No hay fórmulas.
  • El antiguo procedimiento se fundaba en el concepto de arbitraje y dejaba a las partes un rol preponderante en la iniciación y ejecución. El nuevo procedimiento descansa en la autoridad del Estado.

    En tal virtud, este procedimiento es más humano que el del “ORDO” y es el origen del propio proceso contemporáneo.

FB_IMG_1533643197309.jpg

CLASIFICACIÓN GENERAL DE LAS ACCIONES

Dentro de las distintas acciones existentes en el Derecho romano tenemos a las siguientes:

ACCIONES REALES: persiguen un derecho real sobre las cosas.

ACCIONES PERSONALES: derivado del vínculo obligatorio.

ACCIONES CIVILES: derivan del viejo Derecho Civil.

ACCIONES HONORARIAS: son obras del Magistrado para sancionar las disposiciones del edicto o de un decreto.

ACCIONES “IN IVS CONCEPTAE”: eran aqué­llas en las que se trata de un punto de derecho y cuya INTENTIO es “DARE OPORTERE”. Acciones “IN FACTVM” son todas las demás acciones en las que la fórmula parte de la exposición de un hecho, y cuya INTENTIO no prescribe un “DARE OPORTERE”.

ACCIONES DIRECTAS: son las dadas por el Derecho civil o por el pretor para los diversos casos. Suponía que todas las condiciones requeri­das para su ejercicio se encontraban reunidas y que la acción fun­cionaba en un caso de aplicación normal.

ACCIONES ÚTILES: extienden los efectos de la acción directa a personas que no están amparadas por ella. Tenemos así, por ejemplo, la acción útil concedida al mandante contra el tercero que ha contratado con el mandatario; el mandatario tiene la acción directa del contrato, pero se concedió al mandante la acción útil.

ACCIONES “STRICTI IVRIS”: son aquellas en las que la fórmula fija al juez una cuestión de Derecho civil, a la que está estrictamente ceñido, sin poder tomar en consideración ninguna circunstancia de equidad; las acciones BONAE FIDEI dan, por el contrario, facultad al juez para apreciar el asunto de acuerdo con las reglas de la equidad y de lo buena fe.

ACCIONES ARBITRARIAS: son aquellas en que el juez tiene la facul­tad de condenar, es decir si el demandado no restituye la cosa objeto de la demanda, el juez lo condena pecuniariamente, por regla general de acuerdo con el valor que fije el demandante.

ACCIONES PENALES Y ACCIONES REPERSECUTORIAS: las acciones personales admiten una distinción importante en­tre: acciones penales y acciones repersecutorias. Las primeras enri­quecen al acreedor y empobrecen al deudor, pues suponen el pago de una pena; las segundas, suponen el pago de lo que se debe, esta­bleciendo un equilibrio entre el patrimonio acreedor y deudor.

ACCIONES NOXALES: se denomina noxal una acción, cuando deja a aquel contra quien se dirige la facultad de liberarse de la obligación procedente de un delito, de un cuasi-delito, o de un perjui­cio causado, abandonando la persona que lo ha cometido o el animal que lo ha ocasionado. Era pues la acción por la que la víctima del daño pretendía la entrega del esclavo, del hijo de familia o del animal que lo había causado.

ACCIONES “PRESCRIPTIS VERBIS”: en el Derecho clásico cuando no ha­bía una acción especial que tuviera un nombre propio, ACTIO EMPTI, ACTIO DEPOSITI, se decía: “ALTERE PRESCRIPTIS VERBIS” o sea, por una pres­cripción que encajaba en la fórmula el negocio que no tenía nombre propio en el Derecho civil. En el período bizantino se dio el nombre de acciones PRESCRIPTIS VERBIS a las que protegían los derechos derivados principalmente de los contratos innominados, como por ejemplo, la permuta.

LA ACCIÓN CIVIL EN LA ACTUALIDAD

La Acción Civil se puede definir como un derecho subjetivo, público, abstracto u autónomo, propio de todo sujeto de derecho, y que tiene por finalidad requerir la tutela jurisdiccional del Estado a través de sus órganos respectivos.

Por el derecho de acción, todo sujeto, en ejercicio de su derecho a la tutela jurisdiccional efectiva y en forma directa o través de representante legal o apoderado, puede recurrir al órgano jurisdiccional pidiendo la solución de un conflicto de intereses intersubjetivo o a una incertidumbre jurídica. Por ser titular del derecho a la tutela jurisdiccional efectiva, el emplazado en un proceso civil tiene derecho de contradicción.

Tal es así, que el Código Procesal Civil, perfectamente conceptúa lo que es la acción procesal civil, como un medio de poner en movimiento al órgano jurisdiccional, en este caso, en materia civil, para hacer valer una pretensión procesal y con la aspiración de que ella será protegida por el indicado órgano. Esto significa que toda acción se plantea para hacer valer una pretensión procesal, que a su vez se sustenta en un derecho ma­terial.

Finalmente, el mecanismo procesal para accionar, es mediante la inter­posición de la demanda. La acción, como ente abstracto, en cada caso, tiene una existencia efímera. Admitida a trámite la demanda, lo que implica que el órgano jurisdiccional entra en plena actividad, desaparece la acción al haber cumplido con su finalidad. En tal virtud, la Acción Procesal, es el medio para hacer que los órganos jurisdiccionales entren en funcionamiento.

CONCLUSIONES

De lo anteriormente mencionado, podemos apreciar, que la Acción Civil a lo largo de su desenvolvimiento doctrina­rio (dentro del propio Derecho procesal), atravesó por tres etapas:

En un primer momento, que pertenece al derecho romano clásico, en donde la acción era un “IVS PERSEQVENDI IN IVDICIO”, es decir, era equivalente a una potestad jurídica de requerir al tribunal la satisfacción de un crédito o la entrega de una cosa. Conforme a esta concep­ción sólo se concibió la acción, pero no los derechos sustanciales que la sustentan.

En un segundo momento, se involucra el de­recho a la ficción, por lo que la acción es realmente para sus defensores el propio derecho en movimiento.

En un tercer mo­mento, que es el actual, la acción se desprende del derecho material y, se transforma en un poder jurídico autónomo, en el que la ficción como instituto procesal entra en el sistema del derecho con un significado propio e inconfundible con las otras acepciones.

Todo lo mencionado líneas “VT SVPRA”, líneas arriba, se puede resumir en el siguiente aforismo jurídico:

“NO HAY DERECHO SIN ACCION, NI ACCION SIN DERECHO”

 

LOS COMICIOS ROMANOS

Los COMICIOS eran en la Antigua Roma, asambleas divididas por CVRIAS, por CENTVRIAS (ejército, 100 hombres, 1 Centurión), por TRIBVNOS (de la plebe o plebeyos). Obtuvieron varias ventajas como la designación de los Tribunos de la plebe.

 Las leyes de Roma se distinguieron hasta mediados del siglo V de Roma, en lo siguiente:

  • LEGES, los acuerdos tomados en los COMICIOS CVRIADOS y CENTVRIADOS.
  • PLEISCITA, los tomados en los COMICIOS PLEBEYOS.

Con la LEX VALERIA HORATIA, comienza la asimilación de las LEGES a los plebiscita y por lo cual comienzan a ser llamados LEGIS POPVLI TRIBVTAE, populicista, aparte de las citadas denominaciones anteriores los acuerdos de los comicios por tribus, con el mismo valor que las LEGES de los comicios centuriados.

Por tanto, existían tres tipos de comicios que son los siguientes:

COMICIOS CVRIADOS, que constituían la asamblea legislativa más antigua de los romanos.

COMICIOS CENTVRIADOS, obra del rey SERVIO TULLIO, que dejando intactas las gentes y las curias consagradas por la tradición, creó sobre otras bases una nueva comunidad, que abarcara en su seno a patricios y plebeyos y fueron los comicios por excelencia y ejercieron durante largo tiempo la autoridad legislativa, electoral y judicial.

COMICIOS POR TRIBUS, se debieron a la transformación de los antiguos CONCILIA PLEBIS en los COMITIA TRIBUTA y fueron los comicios que en mayor grado contribuyó junto con el edicto del pretor, a la creación del derecho civil.

LOS COMICIOS CENTURIADOS

 Se mezclaba el sistema por centuria y por tribus y representaban a toda la población. Dentro de las tribus había centurias de SENIORES (mayores de 46 años) y de IVNIORES (menores de 46 años de edad) y se dividían ambas categorías por el dinero que poseían.

La LEX HORTENSIA es la ley que regula todas las atribuciones, así se diferencian los tipos de ciudadanos.

En una tribu había grupos, y según las cantidades de ASES que tuvieran los ciudadanos formaban parte de una centuria u otra. Había dos centurias por clase social (SENIORES y IVNIORES) y 5 clases sociales, por lo que había 10 centurias por tribu y 350 en total. Además, había 18 centurias que eran de EQVITES y 5 centurias que eran de CAPITI CENSI, por lo que había en total 373 centurias, y se ganaba con 187 que daban el mismo voto y luego se dejaba de votar. De la primera clase, ya había 70 centurias y entre las centurias de las tres primeras clases ya ganaban las elecciones, con lo que no era necesaria la participación de las demás clases inferiores.

Con esto, personas sin tierras, que se habían enriquecido por el comercio, como podían ser los plebeyos, pueden acceder a las centurias más elevadas, con una mayor importancia social y legislativa. Esto se establece a partir de la LEX APPIO CLADIVS, en el 312 a. C. Por otra parte, los que tenían menos de 11.000 Ases, los CAPITI CENSI o PROLETARII pueden votar por medio de una agrupación de cinco centurias.

Como votaban primero los de las clases altas, con las tres primeras clases ya se llegaba a mayoría absoluta, por lo que la democracia en Roma no era total.

La creación de los Comicios Centuriados hizo perder parte de sus atribuciones a los COMITIA CVRIATA y solo conservaron actos menores y el recibir el juramento de los cónsules, desaparecieron lentamente, y a fines del siglo III a. C. ya no constituían ningún poder.

Los Comicios Centuriados adquirieron las funciones de los Curiados. Elegían cónsules, senadores y magistrados, decidían sobre la guerra y la paz, legislaban y decidían sobre apelaciones. El auge de los Comicios Tribunados les hizo perder parte del poder, conservando la elección de los cónsules y censores. Al principio sus decisiones debían ser refrendadas por el Senado, pero a finales del siglo III a. C. ya no era necesario.

EN PERIODO MONÁRQUICO

 En la división se tiene en cuenta la riqueza territorial:

Ciudadanos de primera categoría: Más de 5 hectáreas. Son 80 centurias.

Ciudadanos de segunda categoría: Entre 5-3,75 hectáreas. Son 20 centurias.

Ciudadanos de tercera categoría: Entre 3,75-2,5 hectáreas. Son 20 centurias.

Ciudadanos de cuarta categoría: Entre 2,5-1,75 hectáreas. Son 20 centurias.

Ciudadanos de quinta categoría: Entre 1,75-0,5 hectáreas. Son 30 centurias.

Ciudadanos de sexta categoría: Son la clase que forman los CAPITICENSI es decir, los que no se recogen dentro del censo. Son 5 centurias.

Ciudadanos de séptima categoría: Grupo de los caballeros “EQVITES”. Son 18 centurias.

EN PERIODO REPUBLICANO

 Reforma del 312, patrón de riqueza la cantidad monetaria:

Ciudadanos de primera categoría: Más de 100.000 ases. Son 80 centurias.

Ciudadanos de segunda categoría: Entre 100.000-75.000 ases. Son 20 centurias.

Ciudadanos de tercera categoría: Entre 75.000-50.000 ases. Son 20 centurias.

Ciudadanos de cuarta categoría: Entre 50.000-25.000 ases. Son 20 centurias.

Ciudadanos de quinta categoría: Entre 25.000-11.000 ases. Son 30 centurias.

Ciudadanos de sexta categoría: Son la clase que forman los CAPITICENSI, es decir, los que no se recogen dentro del censo. Son 1 centuria.

Ciudadanos de séptima categoría: Grupo de los caballeros. Son 18 centurias.

 

Reforma entre el III-II, se multiplica por 10 el patrón de riqueza:

Ciudadanos de primera categoría: Más de 1.000.000 ases. Son 70 centurias.

Ciudadanos de segunda categoría: Entre 1.000.000-750.000 ases. Son 70 centurias.

Ciudadanos de tercera categoría: Entre 750.000-500.000 ases. Son 70 centurias.

Ciudadanos de cuarta categoría: Entre 500.000-250.000 ases. Son 70 centurias.

Ciudadanos de quinta categoría: Entre 250.000-110.000 ases. Son 5 centurias.

Ciudadanos de sexta categoría: Son la clase que forman los CAPITICENSI, es decir, los que no se recogen dentro del censo. Son 5 centurias.

Ciudadanos de séptima categoría: Grupo de los caballeros. Son 18 centurias.

Los votos de los caballeros y la primera clase, por su mayor valor, daban la mayoría. Los ases de referencia eran del tipo llamado pequeño (1 as pequeño = 1,10 en dinero; 1 as grande = 1/5 en dinero), aunque al principio debió usarse el patrón del as grande.

No obstante los caballeros perdieron el derecho a votar los primeros, que paso a una de las tres primeras clases a determinar por sorteo. Los emancipados obtuvieron el derecho al voto, pero como eran demasiado numerosos y afluían de lugares muy diversos, más tarde lo perdieron. Cada clase tenía el mismo número de votos, con lo cual los últimos de cada clase descendían a la siguiente, o los primeros ascendían a la anterior a fin de igualarlas. Por ello después de la votación de la tercera clase quedaba determinada la mayoría.

De hecho, el voto en primer lugar paso a la primera clase, que disponía lógicamente de un cuarto de los votos, manteniéndose separada la clase de los caballeros.

Las funciones de estos comicios eran básicamente la elección de cónsules, censores y pretores y las decisiones sobre la guerra ofensiva.

LOS COMICIOS TRIBUNADOS

Los Comicios Tribunados surgieron como reuniones de la plebe (dividida en 4 tribus o distritos, luego aumentados a 21, y más tarde hasta 53) sin poder decisorio. Pero con el tiempo sus acuerdos se convirtieron en leyes y sus decisiones sustituyeron a las de otros comicios. Primero convirtió sus votaciones en leyes; consiguió el nombramiento de algunos magistrados; más tarde pudo conceder honores, anular decisiones del Senado y hasta asumió la competencia en los tratados de paz y alianza. Pero a finales del siglo III a. C. el Senado, formalmente supeditado a los Comicios Tribunados, había adquirido el control de estos.

Los magistrados eran elegidos en los comicios correspondiente por los ciudadanos con derecho a sufragio. Cada magistrado que pretendía ser elegido presentaba unas propuestas de gobierno o intenciones con las que aseguraba que ejercería el cargo, especie de programa electoral, llamado entonces edicto. El comicio Centuriado compuesto por 100 caballeros romanos que eran patricios y plebeyos.

Pérdida de importancia de los comicios

La extensión de la ciudadanía no supuso la ampliación de las circunscripciones por tribus, sino que los nuevos ciudadanos fueron incluidos en las ya existentes, con lo cual los Comicios perdieron su eficacia al ser imposible reunir a todos los ciudadanos con derecho a voto, dispersos por toda Italia.

Desde entonces todas las Asambleas o Comicios votaron siempre afirmativamente a las propuestas del convocante, salvo en alguna cuestión de ámbito local o de carácter excepcional, siendo siempre una oposición efímera.

Las Asambleas o Comicios estaban además dominadas por los clientes de los Senadores, de la nobleza y de la aristocracia. Estos clientes, formados en su mayoría por descendientes de antiguos esclavos o por gente pobre que se había puesto bajo la protección de un patrón, estaban obligados por las relaciones de sumisión existentes con quien ejercía el patronazgo, que además los acompañaba a la Asamblea, y que hacían el contrapeso de las clases medias no sujetas a clientela.

Las liberaciones de esclavos con ocasión de la Segunda Guerra Púnica hicieron aumentar notablemente el número de clientes que acudía a los comicios (se les llamaba el populacho de Roma).

LOS COMICIOS POR TRIBUS (TRIBUTOS)

En los comicios por tribus “COMITIA TRIBUTA” votaban todos los ciudadanos romanos (ingenuos) y los domiciliados, mientras que los no domiciliados y los emancipados, incluidos en cuatro tribus (de un total de 35) no contaban en las deliberaciones.

Las votaciones de las Leyes, elecciones de magistrados, acusaciones criminales y otros temas, habían ido pasando a estos comicios tributos (se habían dejado a los centuriados la elección de censores, cónsules y pretores). Así los comicios por tribus elegían a cuestores, ediles, ediles curules y tribunos de la plebe.

EL PROCEDIMIENTO PENAL ROMANO

En nuestros días hablamos con frecuencia del “estado de derecho”. Algunas veces sirve para justificar cualquier clase de razonamiento político partidista; con frecuencia, para mostrar la supuesta superioridad moral de unas ideas frente a otras.

También solemos afirmar que un estado de derecho garantiza no sólo la libertad de los ciudadanos, sino también sus derechos individuales, de manera que sólo la aplicación de la ley, basada en la presunción de inocencia, bajo la máxima IN DVBIO PRO REO, puede menoscabar tales derechos.

38663620_2085743771460600_1226217135852748800_n.jpg

Los romanos, inventores del derecho en un sentido moderno y adoradores de la ley, por dura que fuera, DVRA LEX SED LEX, cimentaron su convivencia en un sistema de garantías individuales, que afortunadamente conocemos bien.

Pues bien, es mi intención la de describir detalladamente el procedimiento penal romano tal como se aplicaba en tiempos de MARCO TULLIO CICERÓN.

El procedimiento penal romano se articulaba de la siguiente forma:

1.- NOMINIS DELATIO. La denuncia.

Como en nuestros días, el proceso solía comenzar con una denuncia previa. Si el magistrado la aceptaba mediante la NOMEN RECIPERE, o aceptar el nombre, incluía el nombre del denunciado en una lista. En ese momento, el denunciante adquiría la condición de parte procesal. Una vez que el proceso se ponía en marcha, el denunciante no podía abandonar la causa sin motivo, pues, en ese caso, era acusado de TERGIVERSATIO, de tergiversación.

2.- DIVINATIO. La adivinación.

Se trataba de un verdadero debate judicial que tenía como objeto adivinar quién debía ejercer la acusación en el proceso. El debate se llevaba a cabo entre los miembros del tribunal, que actuaban bajo juramento. La DIVINATIO era necesaria cuando se presentaba más de una acusación, pues entre éstas podía haber alguna interesada, pagada o dirigida por el propio acusado con el objetivo de salir indemne del proceso.

Conservamos el discurso que Cicerón pronunció en la DIVINATIO del proceso contra Verres, el gobernador de Sicilia. Tal discurso es conocido con el título CONTRA CECILIO. Cicerón logró desmantelar los argumentos de Cecilio, cuestor de Verres en Sicilia, y hacerse con la acusación en el proceso.

3.- CONSILIVM. El tribunal.

Era elegido por sorteo entre miembros de una lista. Para juzgar los casos de CONCVSSIO, de extorsión, especialmente si se hacía en el ejercicio de un cargo público, había una lista especial.

4.- INQVISITIO. La investigación.

Una vez constituido el CONSILIVM o tribunal, el acusador tenía un período de investigación de cuatro meses. Si al término de este período de tiempo no había podido concluir su INQVISITIO o investigación, podía pedir una prórroga al tribunal.

5.- REIECTIO IVDICVM. Recusación de jueces.

El acusado tenía derecho a recusar (REIECTIO significa literalmente acción de echar fuera) a parte de los miembros del CONSILIVM, o tribunal, si consideraba que su juicio no podía ser imparcial.

6.- ACTIO. La acción, el acto.

La ACTIO es el juicio oral. Tenía lugar sólo en el caso de que el acusado no confesara. Durante la ACTIO el acusador pronunciaba su ORATIO, o discurso. El acusado contestaba intentando refutar los argumentos de la acusación, o CAVSAM DICERE. En este momento podía ser ayudado por personas de su confianza, llamadas ADVOCATI, es decir, personas que asisten o ayudan al reo. De esta palabra deriva el término abogado.

7.- VEREDICTO.

Los miembros del tribunal emitían su veredicto de dos maneras posibles. Podían escribir NL, abreviatura de NON LIQUET, es decir, no está claro, o VF, abreviatura de VIDETUR FECISSE, es decir, parece que lo hizo. Incluso en el veredicto de culpabilidad, VF, parece presumirse la presunción de inocencia: “parece que lo hizo” en lugar de “lo hizo”.

Para terminar, quiero comentar algo en relación con los delitos que llevaban aparejada la acusación de CONCVSSIO, de extorsión. Estas causas eran llamadas DE REPETVNDIS. En estos casos, al final del proceso, independientemente de la condena, se producía la llamada LITIS AESTIMATIO, o estimación del litigio, mediante la cual se establecía la cantidad que el acusado debía devolver. Normalmente esta cantidad se fijaba en dos veces y media lo sustraído mediante la extorsión. Este tipo de delitos, frecuentes en cargos públicos corruptos que se aprovechaban de su condición para lucrarse, estaba perfectamente tipificado por las leyes romanas, que matizaban de manera verdaderamente maestra la clase de robo o “extorsión que cabía imputar al acusado.

Así, los tribunales distinguían entre:

  • ABLATIO o sustracción.
  • CAPTIO o apoderarse de.
  • COACTIO o coacción.
  • CONCILIATIO o granjearse algo por procedimientos legales, pero éticamente reprobables.
  • AVERSIO o desviación de fondos.

FB_IMG_1533828651968.jpg

RESTOS DEL FORO DE POMPEYO (ÁREA SACRA DE “LARGO DI TORRE ARGENTINA”)

 

Zona central del campo de Marte, donde el nº 2 marca la ubicación del área sagrada de Largo di Argentina (Foro de Pompeyo)

En este justo lugar (nº 2 de la imagen superior), algunos metros más, algunos metros menos desplazados al de la imagen, fue donde, un 15 de marzo del año 44 antes de nuestra era, cayó asesinado en la Curia del Senado, víctima de una conspiración orquestada por un grupo de senadores opuestos a sus ambiciones autocráticas. Cayo Casio, Marco Junio Bruto, Décimo Junio y un grupo de más de sesenta personas, nominados “libertadores”, llevaron a cabo su plan, durante las IDVS DE MARZO, mientras Cayo Julio César se encontraba junto a la estatua de Cneo Pompeyo “el grande”, a quien, paradojas del destino, había derrotado cuatro años atrás en la batalla de Farsalia, en Grecia.

Fueron Tilio Cimbro y Servilio Casca quienes le asestaron las primeras puñaladas, a los que siguieron varias puñaladas más que acabaron con su vida.

En el año 2012, un equipo  formado por investigadores españoles e italianos, dirigido por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), liderado por el historiador Antonio Monterroso ,ha hallado el lugar exacto donde el general romano  que sometió a la Galia fue apuñalado, estableciendo como lugar exacto donde fue apuñalado Julio César, el centro del fondo de la Curia de Pompeyo,  lugar que se utilizaba ocasionalmente para las reuniones de los senadores, exactamente localizado en época actual en el área sacra de Largo di Torre Argentina, una plaza situada en centro histórico de la capital de Roma.

Distribución de los distintos templos en el enclave arqueológico, a saber:

A.- Templo dedicado a Juturna, erigido por Cayo Lutacio Cátulo, después de su victoria sobre los cartagineses en el 241 a.C.

B.- Templo dedicado a AEDES FORTVNAE HVIVSCE DIEI (dedicado a la suerte del día de hoy), de estructura circular construido por Quinto Lutacio Cátulo, en el 101 a.C para conmemorar su victoria sobre los cimbrios.

C.- Este templo es el más antiguo de los tres, remontándose al siglo IV o III a.C, y probablemente estuvo consagrado a FERONIA, la antigua diosa itálica de la fertilidad.

D.- Este templo es el más grande de los cuatro, y se remonta al siglo II a.C con restauraciones de la última época de la República, y se consagró a los dioses LARES PERMARINI (del mar), pero sólo una pequeña parte del mismo se ha excavado, puesto que una calle cubre la mayor parte del mismo.

Posición comparativa de los templos en relación con las edificaciones desaparecidas

Augusto, el hijo adoptivo y sucesor de Julio César, señaló el lugar en el que se cometió el vil asesinato mediante una estructura de hormigón.

El complejo arqueológico “Largo di torre Agentina” fue descubierto a finales de los años veinte, durante el gobierno de Mussolini, y desde entonces ha servido de refugio para una gran parte de los gatos callejeros de Roma, alimentados por los viandantes y turistas que hasta allí se acercan para visitar la zona.

El área sagrada de Lardo di Argentina y los principales monumentos del campo de Marte insertados en el plan urbanístico de la ciudad.

De aquel asesinato, queriéndose preservar a toda costa la República de Roma, se consiguió exactamente lo contrario, dando lugar al nacimiento del germen de otra era, ya que surgió el segundo triunvirato, integrado por Marco Antonio, Lépido y Octavio Augusto y después estallaron las guerras civiles que dieron paso al imperio.

Por las fuentes clásicas sabemos a día de hoy que este espacio fue clausurado, convirtiéndose en una capilla-memoria a Julio César. 

En el área sacra de Torre di Argentina, además de la Curia de Pompeyo, hay otros restos de edificaciones, como los del Pórtico de las Cien Columnas (Hecatostylon). Los dos edificios forman parte del complejo monumental de unos 54.000 metros cuadrados que Cneo Pompeyo Magno, uno de los más grandes militares de la historia de Roma, construyó en la capital para conmemorar sus triunfos militares en Oriente hacia el año 55 antes de nuestra era.

 

Un dato: El nombre de la plaza viene de la Torre Argenitina, que toma su nombre de la ciudad de Estrsaburgo, cuya denominación original era ARGENTORATVM. En 1503, de hecho, el maestro de ceremonias Papal Johannes Burckardt, de Estrasburgo, construyó en VIA DEL SVDARIO un palacio (actualmente el número 44 de la calle), llamado Casa del Burcardo, al que la torre era aneja.

La otra torre de la plaza no es la que da el nombre al lugar, sino la medieval Torre del Papitto («Torre del pequeño pequeño papa»), atribuida por la tradición al antipapa Anacleto II Pierleoni, que según se decía no era una persona alta.

A continuación se expondrán las fotografías que tomé durante mi estancia en Roma, el pasado día  14 de octubre de 2018:

 

 

 

TEMPLO A. PODRÍAMOS UBICAR COMO EL PUNTO EXACTO DONDE FUE ASESINADO CAYO JULIO CESAR, EN LAS IDVS DE MARZO, JUSTO EN LOS CIMIENTOS DEL TEATRO, AL FONDO EN LA IMAGEN

TEMPLO B

TEMPLO C

 

Este blog tiene por finalidad divulgar datos históricos relativos al mundo de Roma antigua, así como la de dar a conocer la participación y recreación de la LEGIO·IX·HISPANA·PVNTA·VMBRIA en todos aquellos eventos y actos en los que se encuentre. La actitud es todo cuanto nos diferencia del resto… sumemos pues! AD MAIORA!

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora